Déjalo Ser

Encuéntranos:
facebook
you tube
19 Octubre 2017 In Segunda Infancia

Todos los padres debemos tener claro que la crianza positiva fomenta la relación entre padres e hijos basada en el respeto mutuo, para que los niños se desarrollen en forma adecuada y que aprendan a relacionarse de manera constructiva y no violenta. Algo que los padres debemos realizar es establecer normas claras, escuchar lo que los hijos proponen y trabajar de manera conjunta. Esta crianza propone a los padres que sus hijos son individuos con derechos que se deben respetar.

Los padres siembre debemos recordar que la crianza positiva es un estilo de vida, con creencias que impliquen el respeto por la familia y sobre todo olvidar la disciplina negativa.

La crianza positiva ayuda a los hijos a sentirse personas importantes y valiosas, que traiga como consecuencias el que se conviertan en seres felices, maduros, respetuosos, con habilidades y capacidades para resolver conflictos, seres humanos colaboradores y responsables.

Criterios que deben tener los padres para establecer la disciplina positiva: 

  1. No compararlos con otros niños.
  2. Cuidarlos con amor.
  3. Establecer normas en el hogar.
  4. Hablar de forma positiva.
  5. Evitar sobreproteger a los niños.
  6. Mostrarle ejemplos.
  7. Establecer diálogos.
  8. Guiar para que aprenda a tomar decisiones.

¿Qué hacer?

  1. Ser un buen ejemplo para sus hijos: Todos los niños necesitan ser testigos del comportamiento de sus padres, que sean amables, respetuosos y cariñosos; esto les permitirá adquirir conductas adecuadas.
  2. Entender las características individuales de su hijo: cada niño es diferente, tiene características personales y es necesario que los padres los observen debido a que tienen que comportarse diferente si uno de los hijos es muy activo y conversador, y el otro es más tranquilo y reservado.
  3. Pensar en las necesidades individuales detrás de su comportamiento: Si su hijo está  muy activo, saltando y tirándose al suelo, puede pensar que necesita energía física más intensa, quiere llamar la atención o esta aburrido. Indique las sugerencias de acuerdo a lo observado, si es por gran intensidad física, llévelo al parque, a correr o montar su triciclo; si quiere llamar su atención, pregúntele que desea hacer con él, tal vez pintar o dibujar y si esta aburrido, busque algo que lo entretenga, cuéntele un cuento o pónganse a bailar.
  4. Ayudar a expresar sus sentimientos. Es necesario que los niños aprendan a manifestar sus sentimientos, a decir si están molestos o fastidiados, si están contentos o si se encuentran tristes. A partir de ahí, establezca que pueden hacer y eso facilitara su nivel de comunicar sus emociones a los padres.
  5. Comprender el comportamiento en vez de juzgarlo, es importante que los padres nos demos cuenta ¿Por qué y para qué reaccionan así? Es necesario preguntarle lo ocurrido para entender y comprender su comportamiento. Recuerde hacerlo de manera positiva y afectiva.
  6. Comunicarse con los hijos: Debemos hablar con ellos para saber lo que siente, piensa, experimenta para saber sus reacciones. No lo juzgues y tomen decisiones sobre sus resultados.
  7. Ser empáticos, permite entender sus pensamientos y emociones y ponerse en su situación.
  8. Reconducir el comportamiento inadecuado con respeto, utilizando un tono firme pero afectuoso, sin gritar, ni pegar, explicando que su conducta es inadecuada y estableciendo claramente lo que esperas que se realice. 
  9. Colaborar mutuamente, permite que los hijos aprendan que pueden expresar sus ideas y opiniones, manifestando tareas y responsabilidades de acuerdo a su edad que le permitan desarrollar sus competencias básicas. 
  10. Establecer acuerdos que generen disposición en los hijos para cumplir las reglas establecidas, dándoles la posibilidad que manifiesten sus opiniones y negocien en el proceso, lo que enseña a tomar decisiones futuras.

 

Lic. Rosa A. Taramona Aparcana
Mg. en Desarrollo Infantil y Psicología de Familia
Directora General de Déjalo Ser

21 Junio 2016 In Primaria
Las primeras preguntas que me vienen cuando escucho control serian ¿Qué es control para mí y qué es control para ti? ¿Será que yo puedo controlar a los demás? ¿Para qué controlo? ¿Controlo desde querer tener la razón? ¿Desde ser alguien superior? ¿Será que quiero tenerlo todo claro? ¿Será que cuándo no lo tengo claro me da miedo lo que pueda pasar? ¿Qué consigo al controlar las acciones de los demás? ¿Consigo que me escuchen? ¿Consigues que los demás hagan lo que tú quieres? ¿Será que lo que yo pienso es lo correcto y por eso no es necesario escuchar las inquietudes del otro? ¿Será que no me quiero equivocar? ¿Será que quiero que todo sea perfecto?
 
Cuando hablamos de adolescentes y padres parece ser que nos medimos de la misma manera, sintiendo y pensando que somos los mismos observadores, queriendo que nuestros hijos piensen lo mismo que yo como adulto y padre. En el coaching ontológico miramos el observador que somos y eso tiene que ver con lo que hemos aprendido en nuestra vida, cada uno de nosotros vemos la vida como la aprendimos, no hay una verdad. Somos observadores diferentes que aprendimos distintas emociones, posturas y juicios que nos hacen el ser particular que somos cada uno y que integramos todo ello (lo que somos) y lo usamos en nuestras relaciones y en la manera como vemos la vida. Lo que somos depende de muchos factores, como dónde nacimos, que edad tengo, lo que escuche de mis padres o de las personas que influyeron en mi vida, las emociones que prevalecieron en mi niñez, en mi adolescencia y ahora como adulto, etc. Hay muchos otros factores que nutren nuestras maneras de ser, nuestro observador y es desde este observador que les enseñamos a nuestros hijos, y no necesariamente lo que les enseñamos es una verdad, sino simplemente lo que aprendimos.
 
A veces escuchamos de los padres: Tienes que ser extrovertido, tienes que tener muchos amigos y nunca estar triste; tienes que estar feliz, tú eres fuerte; si te esfuerzas vas a conseguir lo que quieras; los hombres no lloran etc. Todos estos juicios que algunos de nosotros repetimos como afirmaciones; no son verdades, los emito porque es lo que yo aprendí y para mi así es; sin embargo si nuestros hijos lo escuchan, podrían interiorizarlo y dado que lo escucha de sus padres (la autoridad para él/ella) se lo creerá como si fuese una verdad y lo vivirá como una realidad. Por ejemplo, cuando les decimos a nuestros hijos que no deben estar tristes, la lección que les estamos dando en el fondo es que eliminen la tristeza; más aún, ya que nuestros hijos también son observadores individuales, podrían juzgar que sentir tristeza me cierra posibilidades y es mala; cuando más bien la tristeza nos conecta con lo que nos importa, con lo que he perdido, es un momento de reflexión profundo. Así, las conductas de nuestros hijos son en gran parte producto de las lecciones que nosotros como padres les hacemos llegar, cada vez que les decimos quienes son.
 
Lo que queremos decir con esto es que muchas veces estamos enfocados en buscar que nuestro hijo tenga una conducta perfecta, desde lo que para nosotros es eso; sin embargo, sabemos que algunas conductas pueden abrirme o cerrarme posibilidades según las circunstancias o según la perspectiva con la que se juzgue dicha circunstancia. Por otro lado, las etapas que atravesamos todos a medida que vamos creciendo, influye en la manera en que aprendemos y nos relacionamos. Muchas veces los padres no toman en cuenta que sus hijos pequeños tienden a querer estar con su familia, necesitan estar con sus padres, están aprendiendo de ellos constantemente, el entorno en el que vive será posiblemente su estándar a seguir, ellos se encuentran en una conciencia a la que llamamos tribal; pero cuando son adolescentes, necesitan encontrar su lugar en el mundo y marcan distancia con sus padres, incluso se rebelan; porque quieren ser diferentes y únicos, ellos son primero ante todo, es su manera de aprender, usaran lo que aprendieron en su conciencia tribal para ahora tener una conciencia guerrera; esto posiblemente los apoyará a ser el adulto que quieran ser.
 
Para finalizar, podemos decir que lo que nos regala el coaching ontológico respecto a este tema es que los padres necesitan estar conscientes que muchas lecciones o juicios que intentan enseñarles a sus hijos no necesariamente aplican a ellos, enseña a los padres que están aprendiendo juntos con sus hijos siendo el observador que son y validándose el uno al otro, sin que haya un ganador. A partir de esto nos podríamos preguntar: ¿Estoy teniendo conversaciones con mi familia escuchando o quiero ser escuchado? ¿Cuáles fueron los juicios que escuché de mis padres? ¿Qué fue lo que aprendí? ¿Tienen normas en la familia basadas en una conversación en conjunto o han sido impuestas? ¿Cuánto disfrutan los momentos con sus hijos o es que no hay tiempo para disfrutar? ¿Sabes que juicios tiene tu hijo sobre ti? ¿Con quién te mides cuando piensas en ser padre o madre? ¿Será que estas aprendiendo a ser padre, a ser madre y quizás no haya una perfección? ¿Será que lo que hagas y digas formará a tu hijo en los juicios que tendrá del mundo cuándo sea adulto? En este artículo no encontrarás una respuesta, encontrarás muchas dependiendo del observador que tú seas.
 
 
Cynthia Vera y Julio Guevara
Coachs Ontológicos
Certificados Newfield Network
Está aquí: Inicio Articulos Mostrando artículos por etiqueta: inteligencias personales