Déjalo Ser

Encuéntranos:
facebook
you tube
Miércoles, 19 Abril 2017 17:56

Desarrollo de la atención en el niño

Con mucha frecuencia los padres notamos que alguno de nuestros hijos está distraído, mirando a todos lados, sin hacer lo que se le indica o solicita…entonces decimos…es que es muy distraído…no está atento a lo que le decimos…
 
Lo primero que debemos entender es que la atención es un proceso complejo acompañado por un procedimiento cognitivo. Es el mecanismo que controla y regula los procesos cognitivos. (Lenin) relacionado con los procesos afectivos y con las experiencias adquiridas. Entonces la atención es el proceso conductual y cognitivo de la concentración selectiva que permite la asimilación de información sea considerada subjetiva u objetiva. Esto quiere decir que se convierte en la acción, el filtro y el resultado de las acciones.
 
El cerebro es la base de la atención y de todos los procesos psicológicos,  donde una neurona, logra liberar descargas eléctricas que estimulan a otra neurona. La realidad es que se debe a la cantidad de neuronas y sinapsis que se encuentran en nuestro cerebro para la adquisición de la atención.
 
Tipos de atención:
 
Atención selectiva: Implica seleccionar algunos estímulos sobre otros. Es decir responder de manera preferencial por unos e ignorar a los otros. Por ejemplo, atender a las indicaciones que da el padre y no atender a los sonidos de los carros o a la televisión.
Atención sostenida (concentración): Es la capacidad para mantenerse alerta y comprometido voluntariamente durante un largo periodo de tiempo a pesar de la frustración, aburrimiento o poco interés en la actividad. Eso indica que el niño permanece haciendo su tarea por un largo tiempo.
Atención dividida: Estar atento a dos estímulos respondiendo de manera diferente. Contestar al mismo tiempo en dos tareas simultáneas tiene menor desempeño que en tareas independientes.
Atención voluntaria (de preparación): Se produce de manera consciente y se puede desarrollar y trabajar para ser mejorada. En esta etapa el niño se prepara para dar una respuesta, activándose en su cerebro los conocimientos necesarios para emitir esa respuesta.
Atención involuntaria: El niño sigue con facilidad cuestiones emocionales o de su interés lo que es más difícil de controlar a nivel social o grupal.
Inhibición: Implica no responder a un estímulo cuando lo natural es dar una respuesta. Cuando el niño evita continuar con la conversación para no distraerse innecesariamente.
Atención serial: procesar los estímulos en orden para buscar la información y una vez que se mencionan son cancelados u olvidados. Cuando el niño escucha las conversaciones y menciona los hechos, al final lo desecha sin buscar sentido global.
 
Sugerencias para desarrollar la atención:
 
  • Determinar el nivel de atención que tiene nuestro hijo, para poder darle actividades de acuerdo a sus requerimientos.
  • Dar actividades por corto tiempo que se irán incrementando con la práctica. Por ejemplo, armar rompecabezas unos minutos, si ya no quiere decirle que lo recoja y lo guarde en su sitio.
  • Aprender a realizar las pausas en el momento en que el niño lo necesite.
  • Eliminar las fuentes distractoras.
  • Utilizar apoyo visual, auditivo, táctil, motor de acuerdo a las características del niño.
  • Incentivar la participación con otras personas: niños y adultos para que se vayan organizando a nivel de grupo.
  • Motivar la imitación de otras conductas.
  • Felicitarlos y alabarlos cada vez que han logrado la atención necesaria.
Recuerde que los niños desde los 3 meses hasta los 2 años, su mayor interés es en las actividades lúdicas como: arrastrarse, rodar, gatear, caminar, chupar, lanzar, colorear, agrupar, encajar, apilar, ensartar, mirar, escuchar, etc. por eso es FUNDAMENTAL permitir que sus hijos hagan estas actividades estando atentos al momento en que hace algo inadecuado y donde los padres debemos intervenir para orientar adecuadamente el proceso de desarrollo.
 
 
 
Lic. Rosa A. Taramona Aparcana
Mg. en Desarrollo Infantil y Psicología de Familia
Directora General de Déjalo Ser
Publicado en Primaria
Martes, 22 Septiembre 2015 12:48

Desarrollando la atención en el aula

La atención es la capacidad de aplicar voluntariamente el entendimiento a un objetivo y tenerlo en cuenta o en consideración. Tiene un carácter selectivo, centrándose en unos aspectos que ocupan el primer plano, quedando el resto ignorados o como en penumbra. Ahora bien, la concentración es la propiedad más conocida de la atención y consiste en estar inmerso física y mentalmente en un tema, idea u objeto con exclusión absoluta de todo lo demás.  Al desarrollar la atención y la concentración, que actúan como un filtro de los estímulos ambientales, evaluando cuales son los más relevantes y dotándolos de prioridad para un procesamiento más profundo; se logrará el aprendizaje esperado en nuestros niños y niñas.

Es evidente que el estudiante apático, con escaso nivel de esfuerzo, dominado por el aburrimiento y acostumbrado a aplazar las cosas para el día siguiente, será una persona desmotivada, desprovista de imaginación, de ganas de superarse e incapaz de lograr una plena concentración en el estudio. Como mucho, se limitará a hacer a regañadientes y de mala gana lo que le mandan, pero sin plena dedicación, olvidará pronto lo que ha malentendido y estudiado, haciendo imposible un rendimiento escolar altamente satisfactorio.

Los problemas de atención en edad escolar tienen una relación directa con el fracaso académico. Esto se evidencia cuando no aprenden bien los conceptos o tienen lagunas porque no han prestado la atención debida y, cuando estudian, se sienten confusos.

Es por ello, la importancia de la labor docente para ayudar a nuestros niños y niñas a focalizar y a la vez  potenciar la capacidad de atención mediante ejercicios sencillos y juegos que enseñen a los niños a retener la información importante e ignorar las distracciones. Pero antes que nada se tiene que garantizar los siguientes aspectos:

  1. El docente tiene que ser conciente, que por ser él quien media los conocimientos, debe tener en cuenta la preparación de una clase entretenida en donde haya variadas actividades que propicien la participación de los alumnos y alumnas. Como por ejemplo: formar grupos, hacer competencias entre grupos, invitar a otras personas a complementar el tema, usar material didáctico y audiovisual.
  2. Se debe dar una explicación clara y oportuna  antes de comenzar cada actividad.
  3. Prever un ambiente adecuado.
  4. Se tiene que evaluar constantemente los resultados y reestructurar las actividades que lo ameriten para obtener mejores resultados.
  5. Utilizar actividades variadas en cada momento para no permitir la fatiga y el aburrimiento.
  6. Es importante, no excederse al facilitar la actividad o la tarea. Ayudar sólo cuando sea necesario.
  7. No aclarar las dudas si el niño no ha estado atento. Es necesario que el niño realice un verdadero análisis de lo que se le propone.
  8. No se le deben señalar los errores sino más bien facilitar que el niño realice otra vez el proceso. La idea es que sea él mismo quien descubra los errores y por tanto la forma de no repetirlos.

Veamos, una serie de actividades que van a permitir que los niños y niñas puedan desarrollar la atención en clase:

Encontrando las diferencias: Es el análisis de dos dibujos aparentemente iguales que  exige del niño una capacidad de atención y un método en su análisis y observación.

Identificación de aciertos y errores: Son actividades en las que el niño debe analizar ordenadamente todos los detalles que se le plantean para poder identificar aquellos elementos que no son correctos.

Laberintos: Es una actividad clásica de atención en la que se debe discriminar cuál es el itinerario a seguir sin ningún “tropiezo”.

Asociación de símbolos: Es una tarea que consiste en sustituir, asociar o relacionar con flechas, unos símbolos con otros.

Leer instrucciones: Es una tarea que consiste en leer las instrucciones parte por parte y ejecutar las acciones que te indican.

Canciones y rimas con instrucciones: Se emplean canciones que contienen una o varias instrucciones a realizar. Esto implica estar atento al contenido de la canción para saber, que movimiento o acción se debe llevar a cabo de forma instantánea.

Seguir con la vista un laberinto de líneas: Es un ejercicio de discriminación visual en donde se necesita poner  en juego la capacidad de atención.

Buscar errores en un texto: Se trata de comparar dos  textos escritos y encontrar en uno de ellos diferencias o errores: cambio de género, número, omisión de una letra, sílaba…

Al trabajar las actividades de atención, hay que mostrarlas siempre como un juego para que los niños estén motivados. Se aconseja practicar  tres veces por semana, durante un máximo de 15 minutos al día. Se recalca que no hay que facilitar la tarea, sino ayudar sólo cuando sea necesario para que sea él quien construya su propio  aprendizaje.


Lic. Mónica Karol Miranda Rodriguez
Profesora. Especialista en Problemas de aprendizaje
Terapeuta Déjalo Ser – Sede San Borja

Publicado en Primaria
Está aquí: Inicio Articulos Primaria Mostrando artículos por etiqueta: atencion