Déjalo Ser

Encuéntranos:
facebook
you tube
Martes, 23 Febrero 2016 12:13

EL BAÑO DEL BEBÉ: UN DELICIOSO RITUAL

Valora este artículo
(0 votos)

Uno de los grandes temores de toda nueva madre es el momento de bañar al bebé. No es nada fácil las primeras veces controlar a un bebé resbaladizo, inquieto y que llora; y toda madre se pregunta, cómo, cuándo y en dónde debe hacerlo. Sin embargo, es cuestión de adquirir práctica y pronto le encontrará el gusto al baño del bebé, ya que, entre la madre y su bebe existe un fuerte lazo que los ata, un amor entrañable que casi puede tocarse con los dedos cuando lo amamanta, lo cambia de ropa, lo carga, lo acaricia, le canta, le susurra palabras dulces y lo baña con amor y dulzura.

Para que al ritual del baño de tu pequeño no le haga falta nada, es necesario que se tomen en cuenta algunos detalles:

  1. Escoge un momento del día en que no haya prisas y el bebé esté tranquilo. Quizá es mejor que esperes para darle de comer después del baño. Así no habrá posibilidades de que se le presenten problemas digestivos.
  2. Algunos pediatras opinan que hasta el día en que el bebé comienza a gatear no es necesario bañarlo todos los días: basta con que lo hagas tres veces por semana y, el resto del tiempo, mantengas limpias sus manos, cara y área del pañal. Otros creen que el baño debe ser diario, dependiendo por supuesto del clima del país donde viva la familia.
  3. El baño del bebé debe ser corto pero no por eso menos agradable. Trata de que el lugar donde has dispuesto la tina tenga un clima tibio y agradable, sin corrientes de aire.
  4. Pon una toalla al fondo de la tina para evitar que el pequeño resbale. Llena la tina hasta la mitad con agua tibia y procede a desnudar al bebé mientras le hablas dulcemente viéndolo a los ojos. Prepara un recipiente con otro tanto de agua tibia para enjuagar y mantenlo cerca.
  5. Introduce al bebé en la tina y, si aún no se sienta, sostenlo con una mano puesta en la parte posterior del cuello mientras, con la otra, lo enjabonas. No olvides limpiar ninguno de los pliegues del cuerpo del pequeño. Lava con especial dedicación el área del pañal, cuidando que no queden residuos de jabón (de preferencia de glicerina, no usar champú) que puedan causar irritaciones.
  6. Enjuaga al bebé y vacía la tina quitándole el tapón. Usa el agua tibia que tenías reservada para retirar cualquier resto de jabón y permite que él disfrute del contacto con el agua por unos instantes. Puedes aprovechar para improvisar juegos "acuáticos" con tu hijo.
  7. Envuelve al bebé en una toalla y colócalo en la cama o en la mesa donde sueles cambiarlo para que puedas dedicar tiempo al secado de su cuerpo teniendo en cuenta cada pliegue. Aplícale aceite de bebé en zonas resecas.
  8. El baño del bebé es una excelente oportunidad para que tú y él establezcan un contacto piel a piel. Háblale mucho y acarícialo mientras lo bañas.

Sugerencias:

  • Prueba con el codo o el reverso de la muñeca la temperatura del agua antes de meter al bebé en la tina: debe sentirse tibia, no caliente.
  • Un bebé puede ahogarse en 10 centímetros de agua. Nunca lo dejes solo dentro de la tina, ni siquiera por un minuto.
  • No bañes al pequeño en el fregadero. Podría golpearse con los grifos de agua.
  • Si no tienes una estera de baño para poner dentro de la tina, usa una toalla. Evitarás que el cuerpo del bebé resbale.
  • No desnudes al bebé mucho tiempo antes de tener todo a punto para el baño.
  • Evita enjabonar su carita. Bastará con que la limpies con agua.
  • Sostén siempre la cabeza de tu pequeño, si aún no se sienta. No pongas tu mano en su espalda porque así dejarás sin apoyo la cabeza.
  • Terminado el baño envuelve a tu bebé en una toalla seca.
  • Algunos bebés no son muy afectos al baño. Si el tuyo pertenece a este "equipo" haz del momento algo agradable cantándole, acariciándolo y hablándole suavemente. Terminará disfrutándolo y querrá repetir la experiencia una y otra vez.
  • Si dispones de una tina grande en casa, prueba bañarte tú junto con el bebé y si papá participa, mucho  mejor. Juntos vivirán momentos muy felices.

 

Lic. Mery Medrano Ríos
Enfermera. Especialista en Crecimiento y Desarrollo Infantil
Supervisora Nacional del Programa de Crecimiento y Desarrollo del Ministerio de Salud

Visto 783 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Está aquí: Inicio Articulos Primera Infancia EL BAÑO DEL BEBÉ: UN DELICIOSO RITUAL