Déjalo Ser

Encuéntranos:
facebook
you tube
Miércoles, 03 Mayo 2017 08:44

INDEPENDENCIA: NIVELES DE APOYO

Desde que los niños nacen debemos comprender que poco a poco deben adquirir independencia, es decir la capacidad que tienen para tomar decisiones y que no es necesario de otra persona para su realización de hechos. Esto implica ser firme de carácter, ser respetuoso con los otros y tener autonomía de la propia conducta. Esto no significa una falta de necesidad de los demás o que no se busque apoyo de los pares. La independencia implica libertad pero respetando las opiniones e intereses de los otros

 Existe una primera etapa de desarrollo cognitivo según Piaget, que abarca desde recién nacidos hasta los 2 años aproximadamente y se denomina etapa sensoriomotriz.

Cuando el niño nace (primer mes de nacimiento), depende totalmente de los otros (Mahler) debido a que nace con conductas reflejas y es totalmente desvalido.

Entre los 2 y los 4/5 meses (Winnicott) la figura de referencia (madre, padre) forman una gran unidad donde la salud mental en esta etapa parte de un aspecto fundamental: la dependencia, porque el desarrollo del niño se ira logrando si se le brindan los cuidados dentro de un ambiente favorable.

A partir de los 4/5 meses hasta los 24 meses los niños deben ir logrando la diferenciación, separación, distanciamiento, formación de límites y desvinculación de las figuras de referencia, es decir independencia.

A partir de los 24 meses, el niño debe lograr la individualización permitiendo la adquisición de funciones autónomas como la percepción, memoria, pensamiento, entre otras.

Es decir que a finales de la primera infancia (24 meses aproximadamente) debe ser un niño habiéndose formado en un nivel de autonomía y confianza en sus propias capacidades que le permita realizar por sí mismo muchas actividades básicas.

El proceso educativo debe organizarse de tal manera que los niños desde que nacen, poco a poco, vayan adquiriendo esa capacidad de acuerdo a la etapa de desarrollo en que se encuentren. Es un error de los padres el evitar la independencia de sus hijos, asumiendo una conducta protectora y no permitiendo que realicen actividades por si solos, lo que limita la independencia.

Desde los 2 hasta los 7 años, los niños se encuentran en  la etapa Pre-operacional. A partir de esa edad los padres debemos trabajar de manera consistente la capacidad de nuestros hijos para lograr la independencia, observando las características de cada niño y estableciendo el nivel en que se encuentran actualmente para poder brindarle apoyo.

En esta etapa es fundamental observar cuatro criterios que nos permitan apoyar a nuestros hijos en el logro de la independencia:

  • Primer nivel: Necesita apoyo directo en realizar la actividad. Por ejemplo, enseñamos a ir al baño, lo llevamos, le bajamos el pantalón y la ropa interior, lo sentamos en el sanitario y esperamos a que termine para limpiarlo, arreglarle su ropa y hacer que se retire del baño.
  • Segundo nivel: Necesita apoyo verbal y físico. Por ejemplo, llevarlo al baño, bajarle el cierre y el pantalón, permitir que el niño se acerque al inodoro, se baje la ropa interior,  se siente en el sanitario, orine, se limpie, se suba la trusa y salga del baño para ayudarlo a vestirse totalmente. Si observamos que en algún proceso no lo logra, acercarnos a ayudarlo para que se cumpla la función.
  • Tercer nivel: Brindar apoyo verbal y/o visual, el adulto le indicará que vaya al baño o el niño por sí mismo indicara que va al baño y los padres nos acercaremos a observarlo para ver si necesita algún apoyo y brindárselo
  • Cuarto nivel: Realiza las actividades por sí mismo, el niño indicara al padre que irá al baño y el padre le responderá que cualquier cosa que necesite pida ayuda.

 

 

Lic. Rosa A. Taramona Aparcana
Mg. en Desarrollo Infantil y Psicología de Familia
Directora General de Déjalo Ser

Publicado en Primera Infancia
Está aquí: Inicio Articulos Primera Infancia Mostrando artículos por etiqueta: todas las inteligencias