Déjalo Ser

Encuéntranos:
facebook
you tube
Jueves, 07 Julio 2016 09:33

El arte en la educación de nuestros hijos

Valora este artículo
(0 votos)
Es fundamental conocer el poder que tiene el arte para el desarrollo del ser humano. Todas y cada una de las artes, al estimular la libre expresión, contribuyen a desarrollar un aspecto esencial hoy en día: la creatividad. Una persona creativa es aquella que se inspira en su vida cotidiana, que es capaz de desarrollar nuevas ideas y de resolver problemas con más facilidad a través de vías ingeniosas o poco convencionales. Por otra parte, a través del arte y del juego el niño puede canalizar angustias, preocupaciones y liberar tensiones. Los niños se mantienen haciendo actividades productivas, que los entretienen y que además desarrollan su autoestima.
 
El arte juega un papel más importante de lo que creemos en la educación de los niños, además de estimular el aprendizaje de otras materias, como la lectura o las matemáticas, pintar, dibujar o modelar, que son actividades imprescindibles para el desarrollo de la percepción, la motricidad fina o la interacción social.
 
Es un lenguaje que hará que el niño se exprese a través de diferentes elementos y será la creatividad y la imaginación las que tengan un papel más importante en todo este proceso, es para los niños una forma de vivir y tiene muchísimos beneficios. Por ejemplo, cuando el niño dibuja o realiza otras actividades de expresión plástica, sin darse cuenta estará expresando emociones y sensaciones, incluso las que se encuentran más profundas dentro de su ser, porque las emociones están presentes en nosotros desde que nacemos. Para que el niño o niña pueda disfrutar del arte, hay que potenciarlo desde la casa, teniendo en cuenta que si son muy pequeños (2 o 3 años), es una buena idea estar con ellos mientras expresan todo su arte, dejándoles libertad de expresión pero guiándolos en su  expresión artística. Una idea fenomenal es ponerles en una pared papel de mural para que puedan tener mucho espacio de creación.
 
El profesor de Harvard, Howard Gardner, pionero en los años 80 de la teoría de las Inteligencias Múltiples, sostiene que un buen sistema educativo tiene que alimentar y fomentar todas las formas de inteligencia, incluidas las relacionadas con el arte; en caso contrario, descuidaría parcelas fundamentales del potencial humano y frenaría el desarrollo cognitivo de los niños. En este sentido, Gardner recomienda favorecer la afición de los niños por el arte en cualquiera de sus formas, no solo como un medio de expresión sino también como un modo de acercarse al mundo que los rodea.
 
Beneficios del arte para los niños
 
El arte es una forma de sentir la vida, y al sensibilizarse ante el mundo los niños se vuelven casi sin darse cuenta mejores seres humanos, por el hecho tan fácil de permitir manifestar sus emociones de una forma que además les estimula a crear, aprender e innovar. Por si fuera poco, potencia sus capacidades intelectuales, pero también lo hace con la comunicación entre padres e hijos a edades muy tempranas porque a través de los dibujos, la pintura e incluso también el baile, los padres podrán conocer un poco más a sus hijos.
 
Además, el arte es muy importante en los niños pequeños porque les hace pensar en sí mismos, tanto internamente como externamente. Con la plastilina o las pinturas necesitan utilizar las partes del cuerpo para poder plasmar su arte. El arte infantil tiene muchos significados, tantos, como se les pase a los niños por la cabeza.
 
Pero lo que resulta fundamental en todo esto, es que los padres potencien todo este arte en los pequeños, que sepan plasmar su alegría y encanto ante los resultados de sus hijos, sea cuál sea, porque así se les dará alas para desarrollar su imaginación.
 
Desarrollo de capacidades
 
Pintar, dibujar, tocar un instrumento musical, modelar o cantar son actividades básicas para el desarrollo biológico, educativo y emocional de los niños, pero además, son una necesidad espiritual, ya que a través de ellas aprenden a explorar el medio que los rodea, adquieren conciencia de sí mismos y de los demás, logrando:
  • Desarrollo personal: las actividades artísticas proporcionan oportunidades para expresar la propia creatividad, para descubrirse uno mismo; potenciar la autoestima y el concepto de uno mismo. Cada obra de arte genera en el niño que la crea el sentimiento de haber alcanzado un logro.
  • Desarrollo social: se potencia a medida que el niño aprende a cooperar en grupo para realizar un trabajo artístico. Los niños son conscientes de su contribución personal al trabajo colectivo y adquieren, además, el sentimiento de pertenecer a un grupo.
  • Desarrollo físico: estimula los músculos más pequeños, la coordinación mano-ojo, la lateralidad y el sentido del ritmo, que se desarrollan gracias a las diversas formas de expresión artística.
  • Desarrollo del lenguaje: el arte es una forma de expresión que no se basa en la habilidad verbal, sin embargo, el lenguaje y el vocabulario infantil experimentan un enorme desarrollo a medida que los niños hablan de sus trabajos. Además, el dibujo contribuye al desarrollo de la escritura en los más pequeños.
  • Desarrollo cognitivo: los beneficios del arte se dejan notar especialmente en áreas como la representación simbólica, la relación espacial, los números y cantidades, series, clasificaciones, etc.
 
 
Miss Farita Gisela Muñoz García
Artista Plástica de la Universidad Pontificia Católica
Artes Plásticas y Educación Artística en la Universidad Pontificia Civil y Teología
Cinturón Negro 2 Dan, miembro activo – International Karate Association of Perú
Docente de Artes Plásticas – Colegio Mixto Santa Teresita
Visto 595 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Está aquí: Inicio Articulos Segunda Infancia El arte en la educación de nuestros hijos