Déjalo Ser

Encuéntranos:
facebook
you tube

La inteligencia espacial es un concepto que se deriva de la Teoría de las Inteligencias Múltiples establecido por el  psicólogo Howard Gardner quien la estableció como la habilidad para percibir una forma u objeto, es decir, la manera que tenemos de manipularlas, apreciando como se vería desde otro punto de vista  si se le girara, pues se ha requerido una manipulación en el espacio.

Es decir, permite interactuar y entender el entorno del espacio, ya sea en forma bidimensional o tridimensional,  logrando la resolución de problemas espaciales siendo reales o imaginarios; manteniendo coherencia con el paso del tiempo, el ángulo, la posición, lo que se adquiere mentalmente a través de los sentidos, entre otros
Actividades planteadas:

Tridimensional

  1. Llevarlo de paseo y orientar su desplazamiento; es decir, moverlo considerando la altura, la descendencia, la rotación entre otros. Tener en cuenta que estas actividades se pueden realizar desde que el niño gatea (alrededor de los 6 a  9 meses).
  2. Favorecer que reconozca objetos y escenas en sus ambientes naturales aunque estén alterados de la realidad. Por ejemplo, saber cómo servir la mesa a la hora del almuerzo para que todos se sienten correctamente y se alimenten de manera adecuada, aunque los sitios hayan sido modificados.
  3. Permitir una rotación espacial, por ejemplo colocar objetos en diferentes posiciones y que los niños tengan que ubicarlos en un solo lugar, junto y ordenado.
  4. Conducir triciclo, bicicleta, patines, que les permite organizarse en toda la superficie.
  5. Practicar actividades deportivas como natación y futbol, que le permitan desarrollarse en el espacio.
  6. Participar en juegos que involucren el movimiento en el espacio por ejemplo jugar a la chapada, a las escondidas, saltar la soga, jugar al mundo, entre otros.
  7. Enseñar a desplazarse fuera del hogar: caminar en forma correcta para ir por la vereda, dirigirse a la bodega, cruzar la pista, entre otros que les permitirá orientarse espacialmente en el exterior.
  8. Ubicar las nociones espaciales: derecha, izquierda, arriba, abajo, entre otras, mientras realiza actividades y está dentro o fuera del hogar.
  9. Elaborar representaciones (animales, frutas, objetos, etc.)   con cartones, cartulinas, plástico, madera, metal, etc.
  10. Proporcionar arcilla, cerámica, piedra, madera, cartón para crear algo o representar algo.

Bidimensional

  1. Permitir que el niño logre colorear o pintar sobre un espacio o superficie plana (mesa, libro, pared, etc.).
  2. Distribuir objetos como dibujos, pinturas, cuadros, lecturas, entre otros, que ocupen un lugar en el espacio directo (pared, libreta, libros, cuentos etc.)
  3. Dibujar, colorear, tallar en una base plana (pared, cartón, piso, libreta, madera, etc.)

 

Lic. Rosa A. Taramona Aparcana
Mg. en Desarrollo Infantil y Psicología de Familia
Directora General de Déjalo Ser

Publicado en Segunda Infancia

Ahora que se vienen las vacaciones debemos aprovechar para compartir tiempo con nuestros hijos en actividades cotidianas que podemos realizar los días de semana y los fines de semana:

 En vacaciones los niños tienen más tiempo para realizar actividades con los padres, solo depende de la voluntad que tengamos nosotros y de la organización para generar espacios con ellos:

 Crear un “rincón de reciclado”, donde juntemos cajitas, botellas, revistas, periódicos, chapitas, tapitas, etc. para hacer títeres, porta juguetes, portalápices y lo que la imaginación demande. Esto ayudará a desarrollar la coordinación motora fina y la capacidad para mantenerse concentrado en una actividad.

  • Inicien su vida como “reposteros” y preparen queques, alfajores, galletitas y muchas otras recetas que pueden bajar del internet y que fácilmente pueden realizar niños desde los 3 años.
  • Tengan un tiempo para los “juegos de mesa”, a los niños les fascina, ayuda a la integración de la familia y enseña a los niños a esperar su turno, manejar la tolerancia a la frustración cuando pierden, además desarrolla la atención y la concentración.
  • Desarrollen un “espacio lector”, que es un momento durante el día donde se dedique a leer cuentos, contar historias y compartir experiencias nuevas a partir de textos escritos o de figuras cuando los niños son más pequeños, estimulando y desarrollando su lenguaje.
  • Ponga música y a bailar, esta actividad desarrolla la coordinación motora gruesa, desarrolla el equilibrio y permite compartir momentos de felicidad.
  • No se olvide, los niños necesitan actividad física, es por eso que debemos llevarlos al parque todos los días, con su triciclo, scooter, bicicleta, pelota o lo que ellos prefieran, lo importante es correr y divertirse, así como estimular la coordinación motriz.
  • Y si bien es cierto estamos en vacaciones, no se olvide de establecer algunas obligaciones; guardar los juguetes, poner la mesa, guardar su ropa en los cajones y para los más grandecitos (a partir de 6 años) tender su cama y arreglar su habitación.
  • Algún fin de semana puede reunirse con los padres y los amigos de sus hijos, quedando para ir al cine o a los juegos, de tal manera que continúe la relación amical con sus compañeros del colegio.
  • Hacer juegos de “dramatizaciones”, pueden tener un baúl con ropa que ya no usan y disfrazarse para asumir roles diferentes.

Y si tiene la oportunidad de ir a la playa, aproveche que es un espacio natural que motiva y relaja mucho a los niños, y les permite:

  • Tener contacto directo con la arena seca  y mojada, para que pueda diferenciar la consistencia, la humedad y la temperatura.
  • Haga que el niño, gatee, camine y juegue con la arena, supervisando siempre que no se la vaya a meter en la boca.  Póngale arena húmeda y arena seca sobre la piel, para que observe como se desliza o se pega según sea el caso.  
  • Haga un pozo en la orilla del mar, donde lo sentemos para que observe el movimiento del mar y su interacción con la arena.  Haga figuras de arena húmeda.  Permítale a su hijo escarbar, rastrillar, cernir la arena.  
  • Báñelo en el agua de mar, tanto en la orilla como dentro del mar, para que pueda notar la diferencia.  Siéntelo al borde de la playa donde revientan las olas y permita que esta agua le llegue a los pies y el cuerpo.
  • Zambúllalo en el agua y permita que chapotee en el mar, fomentando el movimiento de brazos y piernas.  Recolecten elementos marinos: Recoger conchitas, piedritas, algas, muy-muy, y cualquier objeto que le permita diferenciar texturas.  
  • Elaboren una caja de texturas con todos estos materiales, para ir enseñando cualidades de los objetos como duro, blando, rugoso, liso.  
  • Observen los animales marinos que se encuentran en ella: gaviotas, peces, cangrejos, muy-muy, arañas marinas, entre otros. Debemos explicarles acerca de sus características físicas como color, tamaño y forma, dependiendo de la edad de su hijo.  
  • Observen el movimiento del mar y escuchen como las olas se alejan y se acercan a la playa, el tamaño de las olas, introduciendo los conceptos de grande y pequeño, cerca y lejos.  
  • Observen y escuchen a los barcos y lanchas que pueden estar en el puerto, haciendo diferencias por color, tamaño y forma.

 

 

Lic. Rosa A. Taramona Aparcana
Mg. en Desarrollo Infantil y Psicología de Familia
Directora General de Déjalo Ser

Publicado en Primaria
Martes, 13 Septiembre 2016 10:15

TRASTORNO DE PROCESAMIENTO SENSORIAL (TPS)

¿Qué es el Trastorno de Procesamiento Sensorial (TPS)?
 
El proceso de integración sensorial es la capacidad que  nuestro Sistema Nervioso Central tiene para recibir , analizar , discriminar  y modular las sensaciones de nuestro cuerpo (interorrecepctores) y las sensaciones del medio ambiente  que nos rodea ( exterorreceptores) para dar como respuesta una conducta adaptativa . Esto quiere decir, que nuestro cerebro recibe las sensaciones de calor y frio, las texturas, los sabores, la ubicación de las partes del cuerpo, el movimiento del cuerpo, el dolor, los olores, los sonidos y la gravedad, para luego emitir una respuesta adecuada a la sensación registrada manteniendo nuestra conducta socialmente aceptable.
 
Cuando la integración sensorial es óptima, las personas pueden realizar sus actividades de manera cotidiana teniendo éxito en ellas, pero cuando se altera el procesamiento de las sensaciones, esto lleva a desorganizar el Sistema Nervioso Central ocasionando conductas no aceptables socialmente. A esta dificultad la llamamos TRASTORNO DEL PROCESAMIENTO SENSORIAL, siendo aquella que impide el éxito en las actividades familiares, sociales y escolares que pueden parecer simples como: vestirse, copiar de la pizarra, pintar, mantener la atención, leer, sentir de manera agradable un abrazo, un beso, medir el peligro cuando se juega, disfrutar de los juegos como columpios, jugar en la arena, comer alguna fruta, correr, patear una pelota, dar un volantín o voltereta. Estas dificultades que dan como consecuencia frustración en el niño, puesto que alteran su desarrollo cognitivo, emocional y motriz.
 
Dentro del Trastorno de Procesamiento Sensorial se encuentran las siguientes variaciones:
 
  1. Trastorno de Modulación Sensorial
    • En este caso los niños tienen el sistema de alerta alterado.
    • Por un lado tenemos a los niños que les cuesta estar atentos; un mínimo sonido los distrae, saltan de un lado a otro, les gusta los juegos extremos, empujan, muerden, están hiperalertas tanto que les cuesta mantener la calma para concentrarse y quieren que todo sea inmediato, cuando se alarga la actividad se ponen impacientes, se frustran, reniegan o gritan.
    • En el otro extremo tenemos a los niños que no les agrada la bulla; son temerosos, se asustan fácilmente, les cuesta socializar e ir a lugares nuevos, porque rehúyen a los diversos estímulos sensoriales. Estos niños son en la mayoría lentos, realizan las actividades de manera sobre calmada, muchas veces  tienden a retrasarse en escribir ya que están como dormitados, les cuesta dar una respuesta de manera inmediata y su razonamiento cognitivo es lento. 
  2. Trastorno de Discriminación Sensorial
    • Es cuando el cerebro del niño confunde las sensaciones que percibe o simplemente no las reconoce.
  3. Trastorno Sensorial Motriz
    • Es cuando existe dificultad para gatear, caminar, correr, atar un zapato, vestirse, escribir, lavarse por alguna deficiencia del procesamiento sensorial.
¿Cuáles son los indicios que nos pueden hacer sospechar de un TPS?
 
Algunos de los indicios que pueden llevar a un diagnóstico del TPS que los padres pueden observar son:
  • Dificultad para gatear, correr, saltar, patear una pelota, dar volantines, pararse en un pie, lanzar  una pelota.
  • Dificultad en las actividades de la vida diaria como vestirse, desvestirse, atar pasadores, botones, broches, lavarse la cara.
  • No les agrada que los abracen o que estén cerca de ellos.
  • Les incomodan las etiquetas.
  • No toleran algunos alimentos cotidianos como la gelatina, las verduras, las frutas.
  • No les agrada los sabores nuevos.
  • Les incomoda que los besen en la mejilla o les toquen la cara.
  • No les agrada tocar las témperas, gomas, cremas, peluches.
  • No soportan los ruidos de la licuadora, aspiradora, ambulancia, helicóptero, avión.
  • No les agrada los columpios o que los carguen, y cuando lo hacen se agarran fuertemente de lo que tienen cerca, para sentirse protegidos.
  • Les incomoda la luz y  los olores de manera exagerada.
  • Les cuesta concentrarse y se distraen fácilmente.
  • Se mueven constantemente y no miden el peligro.
  • Les cuesta esperar su turno en las actividades.
  • Tardan en realizar las actividades como vestirse, ordenar o responder una pregunta.
  • Hablan con tono suave y voz baja o alzan de manera brusca el tono de su voz. 
  • Se demoran en copiar de la pizarra y su escritura es ilegible.
  • Se frustran rápidamente. 
  • Les agradan los juegos bruscos.
  • Muerden, golpean, empujan.
  • Les cuesta que les corten el cabello y las uñas.
  • Son temerosos al exponer o al ingresar a un ambiente nuevo.
  • Parecen no comprender las preguntas.
  • Son emocionalmente inestables.
  • Les cuesta seguir indicaciones verbales o parece que no escuchan cuando les hablan.
  • Se balancean en sus asientos o se mueven constantemente en ellos.
  • Le cuesta esperar sentados.
  • Tocan constantemente a sus compañeros al punto de incomodarlos.
  • Parece que no se dan cuenta de lo que pasa a su alrededor.
  • Cogen suavemente o presionan fuerte los objetos.
  • Se agotan fácilmente.
  • Les agradan más las actividades en las que no tengan que moverse de su silla.
  • Se frustran cuando les cambian la rutina.
 
¿Cuándo se debe evaluar al niño para determinar si tiene TPS?
Cuando vemos que alguno(s) de estos signos afectan el desarrollo del niño a nivel cognitivo, motor y emocional, alterando su desempeño en casa, en el colegio u otros lugares donde se relaciona.
 
Si este trastorno es detectado a temprana edad, el tratamiento es más efectivo, porque tenemos la plasticidad neuronal a nuestro favor.
 
¿Cómo es el tratamiento?
En el servicio de Terapia Ocupacional usamos varios modelos de intervención, siendo uno de ellos el Modelo de Integración Sensorial. Dentro de este modelo, usamos como base principal el juego donde el niño realiza diferentes actividades sensoriales como columpiarse, mecerse, saltar, correr, pintar, jugar con arena, oler aromas, escuchar sonidos, jugar con luces. Todas estas actividades están reguladas y organizadas para estimular y reorientar al Sistema Nervioso central, dando como respuesta al tratamiento, conductas adaptativas.

 

 

Jhonatan Harol Berrospi Roselló
Terapeuta Ocupacional centro psicológico “Déjalo Ser”
Tecnólogo Médico- Terapeuta Ocupacional
Especialista en Integración Sensorial
Master Kinesiologicals Taping

Publicado en Segunda Infancia
Martes, 23 Agosto 2016 09:41

Beneficios de pertenecer al grupo Scout

El escultismo (scouting en inglés, que significa explorar) es un movimiento educativo que fue fundado por Robert Baden Powell en Inglaterra en 1909 y actualmente se encuentra en 165 países, con 40 millones de miembros aproximadamente.
 
El Movimiento Scout pone énfasis en actividades lúdicas con objetivos educativos, actividades al aire libre y el servicio comunitario, con el objetivo de formar el carácter y enseñar de forma práctica los valores humanos. Al contrario de la formación académica-teórica que reciben en la escuela, los scouts ponen énfasis en el ejemplo.
 
El ingreso a este movimiento es por libre elección, sus miembros participan de las actividades con disposición, es decir, no es impuesto ni obligatorio. Es por ello que el estar con otras personas, participar de actividades recreativas, conocer nuevos lugares de la ciudad y otras regiones mediante viajes, campamentos y visitas de carácter lúdico, así como también relajarse y socializar, es completamente voluntario.
 
La estructura del grupo Scout está organizada en ‘Ramas', las cuales se distinguen por programas y actividades diferentes dentro de la misma metodología del escultismo: Rama Lobatos (niños de 7 a 10 años), Rama Scout (jóvenes de 11 a 14 años), Rama Senior (15 a 17 años) y Rama Pionera (18 a 21 años).
 
En definitiva, el movimiento Scout beneficia en muchos aspectos a sus miembros, debido a que:
  1. Fortalece el aspecto físico a través de caminatas, expresión corporal y actividades motrices grupales e individuales que realizan.
  2. Facilita el desarrollo cognitivo, logrando la adquisición de nuevas formas de pensar, de juicio crítico y de mayor comprensión de su entorno mediante la experiencia y vivencia de nuevos entornos.
  3. Desarrolla la personalidad, buscando la formación del carácter y el fortalecimiento de la autoestima.
  4. Desarrolla valores fundamentales a través del respeto a los demás y la verdad. Fomenta la importancia del compañerismo, de ser servicial y de pensar en los demás, logrando ser digno de confianza, cortés, trabajador y cuidadoso con el bien ajeno.
  5. Promueve la formación de la conciencia moral, para pasar de la moral convencional a la autonomía moral a través de actividades cotidianas, como cumplir con su higiene personal, hacer su mochila, reconocer su ropa, ordenar sus cosas, comer de todo, ser amistoso, compartir con el grupo, entre otros.
  6. Estimula la búsqueda de la independencia y autonomía, logrando autoabastecerse, ya que aprenden a coser, a cocinar, a lavar su ropa, a armar una carpa, entre muchas otras actividades.
  7. En el aspecto afectivo, busca experimentar y desarrollar la amistad, fomentando la lealtad y el compañerismo, aprendiendo a confiar en sus compañeros para realizar actividades que facilitan el trabajo en equipo.
  8. En el área social, da énfasis en el respeto de las opiniones de los demás, la construcción de normas a través del consenso y la integración a la sociedad.  Aprenden a compartir, a trabajar en equipo y a enfrentar situaciones de conflictos con rápida resolución (por ejemplo, en caso de accidentes).
  9. En el área conductual, aprenden a respetar las normas de conducta establecidas, buscando lograr la obediencia y disciplina, dando siempre el máximo esfuerzo.
  10. En el área espiritual, están enfocados en la búsqueda de la fe, rezan y agradecen a Dios por cada día, sin importar la religión. Es por eso, que existen scouts de todas las religiones. Se esfuerzan por ser sanos en pensamientos, palabras y acciones.
  11. Proporciona conocimientos útiles, como técnicas de primeros auxilios, a hacer una fogata, armar una carpa y sobrevivir en un ambiente rural.
  12. Desarrolla el aprecio hacia la naturaleza, aprenden a respetarla y comprenden el valor de preservarla, además de impulsar el reciclaje y aprovechar lo que está en su entorno.
  13. Desarrolla destrezas manuales, a través de un sinfín de actividades como hacer nudos, coser, realizar murales, pintar, dibujar, entre otros.

 

Lic. Rosa A. Taramona Aparcana
Mg. en Desarrollo Infantil y Psicología de Familia
Directora General de Déjalo Ser

Publicado en Primaria
Un aspecto importante de la formación de infantes, es que los niños aprenden del mundo desde sus propias vivencias y experiencias, es por eso, que las “salidas“ deben formar parte habitual del proceso educativo.
 
Pero, ¿qué entendemos por “salida”? Está referida a una experiencia educativa que se realiza con un grupo de niños a cargo de adultos, la cual consiste en el desplazamiento de los alumnos a un entorno fuera de la escuela. Para su realización, se debe seguir un plan de trabajo previamente establecido, donde se delimiten los fines y objetivos, es decir, no se da al azar sino que debe cumplir una finalidad específica dentro de la unidad didáctica.
 
Las salidas, sean éstas visitas guiadas, excursiones o paseos que tengan finalidad educativa, recreativa, social, cultural, artística o similares, buscan integrar todos los conocimientos que los niños van adquiriendo y se convierten en una herramienta importante para observar, intuir, preguntar, investigar, descubrir, despertar curiosidad, recoger materiales, comparar, experimentar, entre otros procesos cognitivos. Además, proporcionan al niño diferentes experiencias y vivencias que les dan la oportunidad de ampliar su conocimiento sobre el mundo natural, social y cultural.
 
Las salidas del entorno escolar tienen como objetivo propósitos educativos, didácticos, recreativos, sociales culturales, entre otros. A nivel educativo, desarrollan habilidades cognitivas y aprenden a ser investigadores activos debido a las interrogantes que los obligan luego a resumir, sintetizar, clasificar, evaluar y obtener sus propias conclusiones de lo experimentado. En el ámbito didáctico, tienen oportunidad de manipular diferentes materiales que los llevan a realizar sus propias conclusiones. En el ámbito recreativo, se busca que el niño obtenga nuevas experiencias, desarrollando sus habilidades y destrezas lúdicas y motrices. En el ámbito social, desarrollan valores sociales y morales, debido a que deben ajustarse a normas de urbanidad, cortesía y conducta con sus compañeros y profesores. En el ámbito cultural y artístico, se desarrolla la capacidad de observar e interpretar la belleza de las cosas naturales o artísticas.
 
¿Qué se debe tener en cuenta al programar una salida escolar?
 
  • Programar salidas que correspondan a la unidad didáctica que se está analizando en el área académica. Además, el docente debe tener claro con qué experiencia desea poner en contacto al niño al programar la salida. Por ejemplo, si lo lleva al teatro, debe tener claro que desea que el niño tenga contacto con el arte y disfrute de las expresiones artísticas.
  • Conocer diversos recursos didácticos y metodológicos relacionados con las salidas, y que a su vez estén ligadas a las unidades didácticas. Por ejemplo, si están desarrollando como tema, las estaciones, y van de paseo al campo, pueden realizar recolección de hojas para su clasificación.
  • El ambiente debe proveer de la perspectiva pedagógica didáctica que se busca. Es indispensable, que el docente utilice los recursos que ofrece la comunidad para realizar estas actividades. Además, tiene que tener en cuenta que su labor no termina al regresar a la escuela, sino que durante el día o durante el resto de la semana se pueden programar nuevas actividades relacionadas a la visita.

 

Lic. Rosa A. Taramona Aparcana
Mg. en Desarrollo Infantil y Psicología de Familia
Directora General de Déjalo Ser

Publicado en Segunda Infancia
Debemos empezar por explicar que cosa es una metodología y para qué sirve. La metodología es un grupo de técnicas específicas en un área de investigación o de trabajo, que sirve como herramienta para desarrollar determinadas habilidades, aprendizajes, conocimientos, etc.
 
Una metodología activa, según López (2005) es  “un proceso interactivo basado en la comunicación profesor-estudiante, estudiante-estudiante, estudiante-material didáctico y estudiante-medio, que potencia la implicación responsable de éste último y conlleva la satisfacción y enriquecimiento de docentes y estudiantes”.
 
Desde el siglo XVII, el sistema educativo se ha caracterizado por una metodología tradicional que se caracteriza porque el educando actúa como un individuo pasivo que debe memorizar todos los contenidos que el maestro explica en clase. El maestro es el protagonista del proceso educativo, el currículo es rígido e igual para todos, la evaluación está dirigida al logró de resultados y los contenidos son conceptuales.
 
Con la aparición de la metodología activa a partir del siglo XIX, hay un cambio en el sistema educativo. El papel protagónico lo adquiere el alumno y el docente es el encargado de guiar el proceso de enseñanza-aprendizaje y de motivar los intereses de cada uno de sus alumnos. Los contenidos que se trabajan son flexibles y se da énfasis en los procesos conceptuales, procedimentales y actitudinales. Se hace del aprendizaje una experiencia y se introduce el tema de la globalización. Esta metodología se basa en la teoría de Piaget, que explica que el desarrollo cognitivo es un proceso de asimilación y acomodación de los procesos mentales en base a la maduración biológica y a la experiencia social.
 
Los objetivos que busca alcanzar la metodología activa en sus alumnos es lograr individuos:
 
  1. Responsables de su propio aprendizaje, desarrollando habilidades de búsqueda, selección, análisis y evaluación de la información.
  2. Participativos en actividades donde intercambien experiencias y opiniones con sus compañeros.
  3. Que realicen procesos de reflexión sobre lo qué hacen, cómo lo hacen y qué resultados logran.
  4. Que tengan conciencia de su entorno a través de proyectos, actividades y casuística.
  5. Que adquieran autonomía, pensamiento crítico, actitudes colaborativas y capacidad de autoevaluación.
  6. Que desarrollen la conciencia grupal y la reflexión individual y colectiva de la realidad cotidiana.
 
En la metodología activa, el rol de alumno es activo y debe ser responsable de su proceso de aprendizaje. El rol del maestro es guiar, motivar, ayudar, facilitar y proporcionar herramientas a sus alumnos para lograr el aprendizaje.
 
En la metodología activa y participativa el aprendizaje tiene un carácter lúdico porque se da a través del juego; es interactivo porque se confrontan ideas y se dialoga sobre las diferentes percepciones; es creativo y flexible, porque todos tienen derecho a opinar y no hay un modelo rígido para aprender.
 
En las clases con metodología activa existen principios educativos comunes como:
 
  1. El escenario, que debe servir como elemento para contextualizar y motivar el proceso de aprendizaje.
  2. El trabajo en grupo, donde se formen grupos colaborativos que les brindaran un marco donde puedan debatir y dar opiniones.
  3. Solución de problemas, que requiera de razonamiento e indagación y el descubrimiento de nuevos conocimientos.
  4. En base a la experiencia real.
 
A continuación mostramos una tabla comparativa entre la metodología tradicional (Escuela Tradicional) y la metodología activa (Escuela Nueva)
 
Escuela Tradicional Escuela Nueva
Inició: siglo XVII  Inició: siglo XIX

Enseñanza: enciclopédica. Intelectualismo 

Enseñanza: según la necesidad del alumno
Contenidos: conceptuales Contenidos: conceptuales, procedimentales, actitudinales.
Verbalismo  Experiencia: “aprender haciendo”
Método: igual para todos los alumnos.  Método: flexible según particularidades individuales de cada niño.
Métodos expositivos. Métodos basados en la investigación y búsqueda del conocimiento
Evaluación: dirigida al resultado Evaluación: dirigida al proceso de aprendizaje
Conservadora y reacia a los cambios De carácter flexible y dinámico
Maestro: centro del proceso de enseñanza. Trasmite los conocimientos con carácter declarativo y acabado. Maestro: guía el proceso de enseñanza-aprendizaje. Papel motivador para los intereses del alumno
Maestro: autoritario, rígido y ejerce control. Maestro: flexible, espontaneo, papel orientador.
Carácter institucional con fines doctrinales Carácter informativo e instructivo. Busca máximo desarrollo de las capacidades individuales.
Fragmentación de la programación. Globalización: materias se entrelazan.
Alumno pasivo. Actúa como receptor. Alumno activo y participativo.
 
 
Después de todo lo explicado debemos darnos cuenta que una propuesta educativa basada en las inteligencias múltiples donde se respete las características individuales de cada alumno y se promuevan el desarrollo de todas las habilidades se dirige hacia una metodología activa.
 
 
Lic. Rosa A. Taramona Aparcana
Mg. en Desarrollo Infantil y Psicología de Familia
Directora General de Déjalo Ser
 
 
Publicado en Primera Infancia
Está aquí: Inicio Articulos Segunda Infancia Mostrando artículos por etiqueta: inteligencias multiples